Vida.

Capítulo uno    Cantaclaro siguió por la trocha que llevaba al camino principal a pesar de la espesura, si no la hubiera transitado una y otra vez con su amo, no se hubiera atrevido a bajar de esa montaña solo. Había permanecido quieto frente al cadáver de don Miguel hasta escuchar el canto de losSigue leyendo “Vida.”

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora