Vida: Una buena aptitud. Parte 1.

La muerte de mi hermano mayor, sucedida un poco más de 5 años, fue el punto de inicio para que mi vida diera un giro de 360 grados. En esos días no me hallaba muy bien de salud, fumaba un caja y media de cigarrillos al día, mi colesterol estaba por las nubes, entre otras cosas. Ese día, 15 de abril del 2014, enfrente del ataúd de mi hermano, algo positivo se activó dentro de mí, sentí que mi hermano, en su santa gloria, me indicaba el camino para mejorar mi vida. A los pocos días entré a unos de los locales donde habitualmente compraba los cigarrillos y la empleada me dijo que no tenían en ese momento, salí de allí casi con desesperación, recuerdo que recorrí media ciudad encontrándome con el mismo resultado. La palabra mala suerte recorrió mi cabeza como una bola de Pinball. “Mala suerte” pensé en esa palabra por un momento, y sentí escalofríos. Saque una foto que guardaba de mi hermano de la cartera y le di las gracias. Hasta el Sol de hoy no he tocado un solo cigarrillo.

Publicado por Willrobert Vargas Jiménez

Leo, luego escribo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: