Mi primer medio maratón.

Una experiencia que bien vale la pena describir.

Hace pocos días atrás me atreví a participar en mi primer medio maratón, aun a sabiendas de que el clima iba a hacer inclemente. Una decisión que partió dos meses y medio con anterioridad. El temor estaba presente como una astilla que perforaba mis nervios cada día; sin embargo la ganas de correr poco a poco fueron apocando mis miedos, aunque no del todo. Mi entrenador, a quien debo parte de esta aventura, me comentó que ya estaba listo, según su apreciación, para encarar este nuevo reto. El entrenamiento previo sin dudas subió a casi el doble de nivel, comparado al entrenamiento de 10k, pero cada esfuerzo, cada sacrificio, cada gota de sudor bien valió la pena. La noche anterior a la competencia logre dormir apenas unas cuatro horas, la ansiedad como era ya costumbre las horas previas a la competencia, volvían a estar presentes, una mezcla entre optimismo y preocupación. Es en esas horas donde la mente comienza a decirte cosas que uno debe encarar para bien o para mal. Desde que sonó el pitazo de la largada hasta el kilómetro catorce aproximadamente trate mantener una aptitud optimista, pero momentos después sentía que mi cuerpo poco a poco iba perdiendo condiciones, mire mi reloj y me fije que había bajado el ritmo, inmediatamente realice un recuento de que había sucedido además del desgaste físico que ya me estaba pasando factura, y note que el decaimiento se produjo justo en el momento que giramos de vuelta a la llegada, en ese instante mi ansiedad, sin darme cuenta, me decía que tenia que correr más rápido, mucho más de lo que mi cuerpo podía tolerar, y sin darme cuenta, en vez de acelerar fui cada vez más lento de lo que me había propuesto. A estas instancias, se hizo presente mi gran temor, estaba consciente de que al detenerme no iba a volver a correr , o por lo menos a un ritmo aceptable, entonces recordé lo que algunos compañeros corredores decían acerca de la fatiga mental. Todo esta en la mente, si se puede. Esa frase la repetía una y otra vez, cada vez con mayor optimismo, hasta que pude darme cuenta en poco tiempo que había recuperado mi ritmo hasta llegar a la meta. La satisfacción de no haberme rendido fue indescriptible, una buena experiencia para compartir.

Anuncios

Publicado por Willrobert Vargas Jiménez

Leo, luego escribo.

2 comentarios sobre “Mi primer medio maratón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: